Noticias y blog
Serialisation sur une ligne de production pharmaceutique
Serializacion

Proteger la salud gracias a la trazabilidad digital de los medicamentos

Contra la falsificación y los mercados paralelos, se impone la serialización de los medicamentos en muchos mercados. Courbon Software, empresa de VINCI Energies en la vanguardia de este ámbito, despliega su solución en todo el mundo.

Desde febrero de 2019, la Directiva europea sobre medicamentos falsificados (FMD) obliga a los laboratorios y a las farmacias a garantizar la serialización de los medicamentos. Se trata de implementar un sistema de verificación de la autenticidad de los productos que consiste en colocar un identificador único en cada caja de medicamentos que queda registrado en una base de datos central. La «trazabilidad de la caja» debe permitir luchar contra la falsificación y los mercados paralelos.

Courbon Software, empresa de VINCI Energies y proveedor de software MES para la industria, ha sabido anticiparse a este avance en la normativa mediante el desarrollo, a lo largo de ocho años, de una solución ad hoc adaptada a la industria 4.0: Pharmacim-LSM (Label Serialization Management), una de las cinco principales soluciones en este mercado.

Dedicamos entre el 10 y el 20 % de nuestro volumen de negocios a I+D, lo que nos permite invertir en innovación y en el desarrollo de nuevos productos», destaca François Lavabre, gerente de Courbon Software.

La solución Pharmacim-LSM ya se ha implantado en casi 300 líneas de producción de todo el mundo por encargo de una docena de clientes, entre ellos Delpharm.

Tras iniciar un período de reflexión sobre la serialización de medicamentos en 2012, este grupo farmacéutico francés, una organización de fabricación por contrato de medicamentos, firmó un contrato con Courbon Software en 2014 con el fin de integrar esta solución en el conjunto de sus plantas de producción. «En este tipo de acuerdos, todo está por hacer. La innovación se aplica tanto al software como a nivel mecánico, con la gestión de las máquinas», señala François Lavabre.